Make your own free website on Tripod.com

MONJES BENEDICTINOS DE TIBATI

Home | LITURGIA | APOSTOLADO | PROMOCIÓN VOCACIONAL | Page Title | Page Title | Page Title | Page Title | New Page Title

Ringing Liberty Bell

COLEGIO SAN CARLOS
BOGOTÁ D.C. - COLOMBIA




La Iglesia colombiana, a través del arzobispo Luis Concha Córdoba, invitó a los monjes benedictinos de Dakota del Norte a fundar y encargarse de un colegio para varones de alta calidad académica, bilingüe y de formación profundamente cristiana.  Los monjes, después de largos debates y conociendo la aprobación del Santo Padre Juan XXIII, aceptaron la propuesta.  Cuatro monjes fueron enviados a Bogotá, para emprender esta obra. 

Monseñor Carlos Vargas Umaña se encargó de brindar las instalaciones del antiguo seminario menor en la Cra. 6 # 81-76, para iniciar allí sus labores.  El 02 febrero de 1961 se iniciaron oficialmente las clases.  El colegio benedictino en un principio no tenía nombre; pronto le fue designado “Colegio San Carlos” en homenaje a Carlos Vargas, por su ayuda en los primeros meses.  Las clases en el colegio se iniciaron con 136 alumnos en los tres niveles.

El 21 de febrero de 1962 se estableció jurídicamente la fundación benedictina en Colombia, con el nombre de Abadía Benedictina de la Asunción – Colegio San Carlos.  Debido al espacio reducido en el que se encontraban, y con miras a ampliar el colegio y la construcción de zonas deportivas, los monjes iniciaron la búsqueda de un terreno donde construir el colegio.  Encontraron una propiedad a la altura de la Calle 193, una antigua hacienda llamada Tibabitá, con 25 fanegadas de extensión.  En mayo de 1962 se firmaron las escrituras, y en julio se dio inicio a la construcción de las primeras aulas.  Después de varios años de ardua labor en la construcción del colegio y en el establecimiento del monasterio benedictino, finalmente para 1972 se terminó la gran obra, la cual perdura hasta nuestros días.

Colegio San Carlos Hoy



Los rasgos principales del Colegio San Carlos como colegio benedictino son:
•    Importancia de la relación persona-persona en un clima de confianza realista.
•    Preocupación por la promoción y desarrollo de toda persona en sus características singulares.
•    Promoción de los valores de discreción, sabiduría, equilibrio, paz, belleza y alegría.
•    Respeto hacia la naturaleza, el ambiente y el tiempo.
•    Apertura hacia el Absoluto, Dios revelado en Cristo.

El objetivo educativo del Colegio San Carlos se enmarca como un colegio católico y bilingüe para varones, que funciona bajo la dirección de los monjes benedictinos de Tibatí.  Se empeña en formar una comunidad de personas, fundada en la libertad personal y en los valores del Evangelio, a través de programas de estudio ordenados, orientados a educar personas integrales con visión de caridad y justicia cristiana, para fomentar la formación humana y humanística de ciudadanos que puedan asumir un liderazgo con creatividad, diligencia y fidelidad.  Para ello, se procura entre los alumnos y profesores, personas de diversos temperamentos, estratos sociales y económicos, con experiencias distintas, para promover la comprensión mutua y el respeto por el otro.

El ambiente del Colegio San Carlos se basa a la vez en la libertad y en la disciplina.  El colegio es un lugar de aprendizaje, de crecimiento y de convivencia.  Por lo tanto, la razón de ser del colegio es la Educación.  Se funda en la dignidad del trabajo, cualquiera que éste sea.  Estudiar e ir superándose es un trabajo digno de todo esfuerzo y privilegio para ser acogida con gozo.  En el colegio los alumnos son capaces y están dispuestos a desarrollar sus capacidades críticas y a trabajar con empeño, diligencia y honestidad, en la consecución de la excelencia en el campo de la actividad intelectual.

El Colegio San Carlos tiene como visión formar comunidad de alumnos, profesores, padres de familia, directivos y administradores, fundada en la dignidad y libertad de cada persona y en los valores morales y religiosos del Evangelio de Jesucristo.

Como misión, el Colegio San Carlos busca elaborar programas de estudio para educar personas integrales con una visión de caridad y justicia cristianas, a través de una enseñanza bilingüe, para que los alumnos se preparen de una manera adecuada para una vida universitaria y profesional, con aptitudes para desarrollar sus capacidades críticas y para trabajar con empeño, diligencia y honestidad en la consecución de sus metas.

Escudo del Colegio San Carlos.

Escudo del Colegio San Carlos

Escudo Cuartelado: Primero y cuarto de oro, segundo y tercero de gules, brochante una cruz estrecha de plata.  En el primer monte de sable de tres cumbres a la italiana, moviendo de la punta, sumado de una cruz patriarcal, potenzada de sable.  En el cuarto un águila rampante de sable. La cruz de plata y el color de segundo y tercer cuartel provienen del blasón de Dakota.

El primer cuartel, tiene la figura principal del escudo benedictino, con el color del hábito de la Orden, recuerda el Monte Casino en Italia, cuna de la Orden, y a su abad y fundador San Benito, patriarca de los monjes de Occidente.  El cuarto y último cuartel tiene los esmaltes del escudo de Bogotá y su figura principal.  La alusión es muy obvia: Colegio en Bogotá de los Benedictinos venidos de Dakota.  

AEXCSC

El colegio cuenta con su asociación de exalumnos la cual mantiene la identidad de los Sancarlistas y que ayuda con la donación de becas para el Colegio San Benito de Tibatí.
 
 
 
 
 
COLEGIO SAN BENITO DE TIBATÍ
BOGOTÁ D.C.

Los monjes del Monasterio Benedictino de Tibatí, con el deseo de colaborar en el desarrollo integral de la comunidad circundante, preferencialmente de los más pobres, decidieron crear a esta institución para impartir una formación humano-cristiana y tecnológica de la más alta calidad. Por eso, nos denominamos COLEGIO SAN BENITO DE TIBATÍ.


   

Historia del CSBT

Ante los problemas educativos que afrontaba el país, los Monjes Benedictinos decidieron fundar otra institución educativa para colaborar en la educación integral de jóvenes de ambos sexos, de los estratos sociales más necesitados desde el punto de vista humano y socioeconómico.

Para tal fin adquirieron los terrenos aledaños al Colegio  San Carlos, siendo superior del monasterio el P. Valeriano Odermann O.S.B. creando una nueva institución denominada COLEGIO SAN BENITO DE TIBATÍ (CSBT).

Las construcciones de la primera etapa se comenzaron en agosto de 1978 y se concluyeron en junio de 1979. La segunda etapa se inició en junio de 1980 y se concluyó en febrero de 1981.

El 12 de diciembre de 1978, fecha de su fundación, no existía en el sector ningún plantel público ni privado que atendiera a estas comunidades. Así pues, estamos respondiendo a las necesidades fundamentales del sector.




Visión.

El colegio San Benito de Tibatí pretende responder a las expectativas y necesidades de la comunidad circundante propiciando en sus miembros (estudiantes, padres de familia, maestros, directivos y personal auxiliar) una formación integral de calidad que armonice el desarrollo intelectual, científico y técnico con una formación humanística, ecológica, participativa, deportiva, artística, ética y religiosa.


Misión.

El Colegio San Benito de Tibatí, mediante pedagogías activas y currículo diversificado y flexible con énfasis en ciencias humanas, contabilidad y electricidad, forma ciudadanos honestos, pacíficos y veraces que acogen a Jesucristo como proyecto de vida personal, familiar y comunitario.


Filosofía del CSBT


            Primer principio: Aprender a Aprender

La persona humana es espiritual e intelectual, libre y responsable, investigadora, crítica y creadora.

Valores esenciales que debemos practicar todos los agentes educativos: alegría, libertad, responsabilidad sinceridad, estudio, investigación y puntualidad.

            Segundo principio: Aprender a vivir juntos.

La persona humana está esencialmente dirigida hacia los demás, fundamentalmente en una relación de amor y servicio.

Valores esenciales que debemos practicar todos los agentes educativos: Amor, servicio, justicia, honradez, familia, solidaridad, colaboración, el aseo y la salud, el respeto a la vida, la búsqueda de perfección personal y comunitaria.

            Tercer  principio: Aprender a hacer

La persona humana está esencialmente dirigida hacia el cosmos (el mundo) al cual cuida y transforma mediante el trabajo, el arte, la ciencia y la tecnología.

Valores esenciales que debemos practicar todos los agentes educativos: la calidad y la honradez en el trabajo, la ciencia, la tecnología, el amor a la naturaleza la capacidad de compartir con los demás todo lo que somos y tenemos, el progreso, la paz, el desarrollo y el aprecio por todas las manifestaciones de la belleza.

            Cuarto principio: Aprender a Ser

La persona humana es esencialmente apretura y búsqueda de lo absoluto y divino, mediante la realización de los valores morales universales.

Valores esenciales que debemos practicar todos los agentes educativos: la religiosidad, la oración, el perdón la honestidad, la búsqueda del fundamento último de las cosas (DIOS), el testimnio, el amor y el servicio desinteresados, la paz (como síntesis de todos los bienes).


NUESTRO CARISMA EDUCATIVO BENEDICTINO



El espíritu educativo benedictino se sintetiza en el lema ORA ET LABORA: ora y trabaja, en lo que nos hace alegres con la ALEGRÍA del servicio desinteresado en los demás, sobre todo en los más pobres. 

ORA es una convicción, una fe, una obra de amor y alegría y una gran esperanza en Dios, en cada estudiante, en cada maestro, en cada padre de familia, en cada colaborador. Es, también ese permanente diálogo con la tradición y con los desafíos del cambio, de acuerdo con las necesidades del hombre contemporáneo.

LABORA es una vida de servicio, de acogida, de hospitalidad, de construcción de la paz, de tesón, de esfuerzo, de orden, de dedicación. Es hacer bien el bien, recordando que “el bien no hace ruido y el ruido no hace bien”. Es la búsqueda pacífica, exigente, paciente, silenciosa, constante y alegre, confiada y dinámica de la calidad total y de la excelencia.

.

vOVER AL PRINCIPIO

MONASTERIO BENEDICTINO DE TIBATI
CALLE 193 No. 39 - 05
PBX: 592 9020
FAX: 670 0138
BOGOTÁ - COLOMBIA